El nuevo nuevo testamento

(Le tout nouveau testament, Bélgica- Francia- Luxemburgo, 2015, 113 mins.)

Domingo. 7:00 de la mañana. Me despierto y apuro todos mis pendientes de aseo y arreglo personal para hacer la visita obligada a la casa de Dios, que me espera ansioso todos los fines de semana para limpiar mi alma de los pecados cometidos durante la semana, esos que dictan que: no diré el nombre de Dios en vano, no cometeré actos impuros, no codiciaré bienes ajenos, no tendré pensamientos ni deseos impuros y, claro está, no daré falsos testimonios. Una vez lustrada la consciencia y purificada el alma, el siguiente paso es empezar a ensuciarla un poco.

Para mi gusto y para contribuir a esta debacle espiritual, que mejor momento para cometer sacrilegio que sentarme en una butaca de la Cineteca Nacional, la función elegida,  El nuevo Nuevo Testamento (2015), del director Jaco Van Dormael.

Bajo el subtítulo de: “Dios si existe y vive en Bruselas”, Jaco Van Dormael  nos presenta una comedia de humor negro contada de manera muy inteligente para hacernos pasar, frente a la pantalla del cine, una experiencia agradable.

El tema es simple, incluso sin haberla visto sé que hace una crítica a la religión y a Dios. Pero más allá de este concepto, que se lee en la sinopsis del cartel, lo que Van Dormael nos plantea es importante: ¿Qué tipo de vida tengo y cuál es la historia que quiero escribir en ella?

Bruselas fue la ciudad que Dios eligió para dar vida al hombre, éste, aburrido de su labor de todopoderoso, pasa sus días frente al ordenador escribiendo leyes para fastidiar la vida del ser humano, quien además, no hace mucho por disfrutarla. El ser supremo: misógino, grosero, iracundo, rencoroso, odioso y pedante disfruta el hacer el mal sin más. Hasta que su hija Ea, quien sufre de maltrato, decide revelarse y, usando la computadora de su Padre, informa a todos los humanos la fecha en que morirán, desatando caos en Bruselas.

Esta comedia, que usa como tema de fondo la crítica a las religiones, nos muestra a una humanidad desamparada, pero no por su Dios, sino por sus ideales, ajena y apática a lo que pase a su alrededor, seres envueltos en la cotidianeidad, sin sueños, sin metas, sin aspiraciones, sin nada. Nos enseña que no hay fecha de caducidad en la vida y que nunca es tarde para seguir los sueños.

La mejor crítica presentada en pantalla es que hemos sido controlados por un Dios superior al ya conocido: las computadoras. Tenemos una deidad que sin esta tecnología, no puede ser alguien. Obedecemos órdenes que el supremo escribe en la PC, que es la manera más rápida y fácil de llegar a nosotros.

Sin embargo, el problema es más sencillo de resolver de lo que pensamos: todo se reduce a reiniciar nuestro sistema operativo, es decir, nuestra forma de vida.

 

 

El nuevo nuevo testamento

Director: Jaco Van Dormael. Guión: Jaco Van Dormael y Thomas Gunzig. F en C.: Christophe Beaucarne. Música: An Pierle. Edición: Hervé De Luze. Con: Pili Groyne (Ea), Benoît Poelvoorde (Dios), Catherine Deneuve (Martine), François Damiens (François), Yolande Moreau (La esposa de Dios), Laura Verlinden (Aurélie), Serge Larivière (Marc). Productor: Jaco Van Dormael, Olivier Rausin, Daniel Marquet. Distribuidora: ND Mantarraya. Clasificación: B-15.

  • No se han encontrado comentarios