Rogue One: Una historia de Star Wars

Confía en la fuerza

Por Edwin Cervantes

 

Cuando la sala de cine entra en oscuros y el logo de Lucasfilm conquista la pantalla, todos esperamos el scroll que nos pone en contexto cada vez que inicia una cinta de Star Wars, pero en su lugar, pasamos al primer cuadro de la obra. Desde ese momento podemos darnos cuenta de cómo Gareth Edwards (Director) nos prepara algo diferente y nos invita a iniciar el viaje.

El mundo está perdiendo el control, hay banderas imperiales por toda la galaxia”, dice Saw Gerrera (Forest Whitaker), línea de gran importancia para nosotros los espectadores, debido a que nos plantea cómo se percibe la galaxia, que poco a poco está formando parte del tablero del emperador; los caballeros jedi, que alguna vez “protegieron” el equilibrio, están “extintos”; la fuerza es vista como una religión que aún es recordada por monjes guerreros como Chirrut Îmwe (Donnie Yen) y el miedo es la piedra angular de este nuevo régimen.

Rogue One: una historia de Star Wars, tiene como eje la esperanza y la lucha para marcar una diferencia, no perdamos de vista que la franquicia se encuentra en manos de Disney, y Lucasfilm está bajo el liderazgo de Kathleen Kennedy, lo anterior ha dado como resultado una nueva manera de presentar a los personajes femeninos, matizándolos con liderazgo, fortaleza y que no requieren de una imagen masculina para que las empodere, lo vimos con Rey (Daisy Ridley) en el Episodio VII y ahora con Jyn Erso (Felicity Jones).

El contar una historia de Star Wars no es algo sencillo, se debe tener en cuenta que los fans son una pieza de gran importancia, pero el largometraje también debe de ser atractivo para el público en general. El trabajo del equipo capitaneado por Edwards tenía que dejar en armonía la cinta, los encuadres pueden ser caprichosos, la fotografía es impecable, el guion tiene pequeños tropiezos, pero sin duda es una cinta que vale la pena, se disfruta cada minuto, las acusaciones de que el largometraje requiere de apoyo de los demás episodios para agregar mayor sazón son infundados, pues lejos de eso, es un pieza que nos invita a revisar todo el universo si es que no estamos inmersos en el trabajo que inició Lucas.

Por otro lado, todo el equipo nos entrega algo bastante interesante, un gran trabajo el que hace CGI para presentarnos al Gobernador Moff Tarkin, quien fuera interpretado por el actor londinense Peter Wilton Cushing en la cinta de1977 Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza, fallecido el 11 de agosto de 1994. Gracias a esta tecnología, es regresado a este plano, junto con una joven Leia Organa (Carrie Fisher) los alcances de este tipo de técnicas estarán por verse.

No es ningún secreto que el antagonista principal de todo el universo Star Wars es Darth Vader, les aseguro que su presencia en pantalla es algo imponente y desde el primer momento en que se escucha su respiración, en la sala se percibe cómo la audiencia recibe a este emblemático personaje.

El punto es: confíen en la fuerza y permitan que esta cinta nos cuente una historia en una galaxia muy muy lejana que nos dejará ver que una rebelión puede cambiar el destino de todas las razas y especies.

Rogue One: Una historia de Star Wars

(Rogue One: A Star Wars Story, EUA, 2016)

Dirige: Gareth Edwards

Guión: Chris Weltz

Actúan: Felicity Jones, Mads Mikkelsen, Alan Tudyk, Forest Whitaker

Fotografía: Greig Fraser

  • No se han encontrado comentarios