Los Celos de Buñuel

Por Rocío Victoria

La celotipia es una afectación que sufren las personas al sentir celos excesivos los cuales les provocan que gradualmente pierdan el control sus actos deteriorando sus relaciones personales. Este padecimiento puede crecer hasta convertirse en una enfermedad mental grave como la paranoia o la esquizofrenia.

Los celos se fundamentan en la baja autoestima y la inseguridad, creer que la pareja, amigos o familiares son de nuestra propiedad. Lo grave de esta situación es que todos los involucrados sufren a causa de este trastorno mental. la cura para este mal está en dejar de creer que la gente que nos rodea, por la cual sentimos un afecto especial, nos pertenecen, pues la vida y las relaciones amorosas solo son momentos de nuestra existencia.

La película mexicana “Él”, dirigida por Luis Buñuel en 1952, en la que el tema central son los celos, muestra los problemas de Francisco Galván Montemayor (Arturo de Córdoba), rico terrateniente católico que sigue de manera rigurosa las tradiciones religiosas. Es precisamente en la iglesia donde conoce a Gloria (Delia Garcés), de quien se obsesiona y trata por todos los medios de conquistarla; casualmente se entera que ella está comprometida con Raúl (Luis Beristain), conocido de Francisco, este aprovechando la relación los invita a su casa con el fin de estar cerca de ella; en esta reunión las intenciones del anfitrión se concretan y al final se casa con Gloria.

Francisco comienza a manifestar problemas de inseguridad que derivan en hechos violentos que provocan conflictos conyugales; los celos le provocan visiones que trastornan su conducta al grado de dañar física y psicológicamente a su esposa.

La enfermedad de Francisco crece, un claro ejemplo es cuando Él entra sin hacer ruido a la habitación de su esposa, en el bolsillo de bata lleva una aguja, hilo y tijeras: lo necesario para que su mujer le fuera fiel, pues pretendía coserle la vagina y así asegurarse que Gloria jamás pudiera engañarlo.

En el cine de Buñuel existen escenas que muestran obsesión por los pies,  en esta película se observan tres actos que lo demuestra: la primera imagen es en el lavatorio de pies, un rito religioso donde los curas emulan a Jesús y lavan los pies de sus subordinados; la segunda es cuando Francisco al recorrer con la vista los pies de los religiosos llega a los de Gloria y al acaparar su atención eleva la vista para ver su cara; y por último la escena en la que Él se recuesta en las piernas de su esposa para llorar, le ve los pies y le pide perdón por el daño que le ha ocasionado. Buñuel afirmó que esta cinta era una de sus favoritas: “quizá es la película donde más me he puesto yo, algo hay de mí en el protagonista”.

  • No se han encontrado comentarios