Décimo aniversario de Ambulante

Por Fernando Teodoro Gabino

Este año es sumamente significativo en cuanto a festivales de cine; por una parte, en enero se dio la primera edición del Festival Internacional de Cine de San Cristóbal, en Chiapas; seguido del Festival que aquí trataremos, para darle paso al Festival Internacional de Cine de la Universidad Nacional Autónoma de México y al Festival de Cine de Guadalajara (FICG).

La razón de dicha importancia, es la celebración de los 10 años de Ambulante y los treinta del FICG; fechas realmente memorables.

Ambulante nació en el año 2006, como un espacio abierto para hacer fluir el diálogo entre el espectador y el documental; fue fundadopor el reconocido actor y director Gael García Bernal.

Para el año de su debut, los espacios para la exhibición de documentales no eran del todo claros, con el paso de los años el itinerante ha ido sumando sedes y ciudades. A partir del año 2010 comenzó sus giras de manera internacional, siendo El Salvador el primer recinto que recibió este proyecto de iniciativa mexicana. En 2014 llegó a Estados Unidos, ya para el 2015 es el de mayor número de difusión de documentales, con un estimado de quince países a los cuales el festival pudo llegar, y varias ciudades del territorio nacional.

Aunque los cineastas no compitan por un premio o una remuneración económica -como el de Guadalajara o el de Morelia- cumple, con lo que creo, el principal objetivo de cualquier festival de cine: acercar los largometrajes al público, a los espectadores y que se conozca el trabajo de destacados realizadores como nobles promesas de la cinematografía nacional. Siendo Ambulante un escaparate perfecto para la difusión de documentales a través de los diferentes circuitos que en esta edición se establecieron alrededor de la Ciudad de México.

La programación de este año fue sumamente complaciente con todo tipo de espectadores, de mucha variedad para todas las edades. Fueron seis las secciones disponibles en el festival: “Enfoque”, sección que aborda el tema central de cada edición; “Ambulantito”, dedicada a la proyección de cortos para el público infantil; “Pulsos”, que exhibe  y promueve lo más reciente de la producción documental en México; “Sonidero”, dedicado a la temática musical, con conciertos y musicales; “Reflector”, con cintas de prestigio internacional, aclamadas en otros festivales internacionales y “Retrospectiva Ambulante”, que incluye y da una mirada por el rescate de documentales significativos en años pasados.

De la oferta, seleccioné los siguientes para comentarlos.

Comenzamos: Jodorowsky’s dune, es la historia contada desde la perspectiva de Alejandro Jodorowsky, el surrealista realizador de culto que posterior a la creación de Holy Mountain, tuvo la idea de llevar a la pantalla grande la novela de Dune de Frank Hebert, así, se nos narra durante los noventa minutos que dura el filme, la construcción y destrucción de la máxima película de ciencia ficción jamás realizada. El documental dirigido por Frank Pavich es un aliciente para realzar la figura de Jodorowsky este metrajes; meritorio en el sentido de diseño de edición y además porque llegada la tercera parte de la cinta, se cuentan anécdotas impensables, como la de Dalí siendo seducido por la figura de Jodorowsky a participar como un rey del universo todopoderoso dentro del filme, o bien las posteriores referencias cinematográficas que existen en las películas de ciencia ficción y que estarían, de haberse hecho, en Dune.

Por otro lado en la sección “Sonidero” se exhibieron dos que llamaron poderosamente mi atención; el primero de ellos fue A hard day’s night, básicamente es el mejor videoclip jamás filmado, ya que sentó las bases de lo que serían los videos musicales como hoy día los conocemos y además funciona como un documento que tiene impregnadas las personalidades del cuarteto de Liverpool, además de ser el precedente directo del disco homónimo al documental con canciones originales de la dupla McCartney-Lennon.

El otro documental musical es 20,000 days on the earth, que nace como un mero capricho para celebrar al músico australiano Nick Cave y su más reciente disco Push the sky away. De esta manera se nos presenta a Cave ya sea conduciendo su auto, charlando con amigos, realizando entrevistas o bien asistiendo a compromisos laborales; todo ello con un sentido revelación anecdótica para el público que visualiza el documental. En especial para sus fans, quizá lo único que podemos reprocharle al documental es que no ahonda en la primera etapa de Nick; aquella de destrucción- pero lo que sí es agradable es observar las anécdotas que se rescatan del mismo archivo de Nick Cave, en donde la palabra clave de todo el documental es la transformación.

Y ya que tocamos el temas de artistas de alto calibre debemos de pasar documentales que no son de todo agradables, por ejemplo, Exit trough the gift shop dirigido por el artista visual clandestino Banksy, documental que narra la vida Thierry Guetta, un francés radicado en Los Ángeles, el cual su afición obsesiva por filmar todo y capturar cada momento de su vida y la de su familia detonó en la realización de este documental. Siendo este filmador casero el objeto a observar en el filme, ya que pasó de seguidor del grafitti, a ser un artista visual que entró por la puerta grande al mundo de las galerías de arte. Sin contarles mucho de la cinta, sólo podemos llegar a la conclusión de que el sentido artístico y la apreciación del arte está por los suelos hoy día, estamos en un momento clave en el cual la expectación es más influyente que la misma obra. Y eso se puede ver en el documental cuando observamos las hordas de gente previas a la apertura de la galería de Guetta, sin antes haber visto una sola obra de este “artista visual”.

Otra cinta vista en el festival fue Super mensch: The legend of the Shep Gordon, el arco narrativo de la cinta pasa de un punto inicial en la carrera de Shep como agente artístico a observar cómo se relaciona y se vuelve en creador de estrellas del rock como los son Alice Copper. Es productor de cine y convive con otras celebridades del medio como lo son Silvestre Stallone, Michael Douglas, o Sharon Stone, ésta última quien le llevó a encontrar cierta paz espiritual que también había encontrado con la comida, tanto así que comenzó a representar a un chef de talla internacional. Sin embargo llegado al final de la cinta vemos que el fondo de todo el asunto es la soledad que hay en Shep Gordon, ya que por azares del destino nunca pudo consolidar una familia, terminando por adoptar una de su expareja, pero esto, nos deja claro que le deja con un vacío en su persona.

Otros dos documentales de la sección pulsos que me parecieron fascinantes, acaso, lo mejor que vi en la sección, son El cuarto de los Huesos y Memoria oculta. El primero es dirigido por Marcela Zamora, una coproducción entre México-El Salvador, que gira en torno a un cuarto forense en El Salvador donde se acumulan los restos sin identificar de los desaparecidos por la violencia que ha azotado al país centroamericano, o bien a donde son devueltos los restos de los migrantes que perecieron en su viaje a Estados Unidos. Es en este cuarto  en donde está la reconstrucción de cadáveres ya sea, de las circunstancias de la muerte y/o la reconstrucción del esqueleto para que pueda ser devuelto a sus familiares, y es en ese sentido es importante, ya que nos pone en situaciones que pocas veces reflexionamos como lo es la empatía con las personas que viven esta situación de incertidumbre sobre la vida de sus familiares, a las cuales un cadáver podría aminorar el sentido de pérdida, un imperdible.

El otro documental de la sección pulsos, que también es un documento personal de la directora Eva Villaseñor, un intimista audiovisual en el que el argumento es bastante simple y profundo a la vez, lo que vemos en pantalla son tres entrevistas realizadas a personas involucradas de manera directa con la directora, ellos son: Fernanda, la amiga de Eva, Miguel, hermano de Eva y la madre de la directora. A través de estas entrevistas nos vamos enterando del momento tan difícil que vivió Eva hace ocho años cuando de un momento a otro perdió la memoria y parte de su cordura con ella. Documental, incomodo por momentos, pero bello en el fondo,para Eva este audiovisual representa llenar un vacío en su vida a través de superposiciones vivenciales, que no es otra cosa más que apropiarse de las experiencias de los entrevistados para llenar un hueco en el que su vida estuvo al borde del precipicio – o acaso cayendo del precipicio-, para nosotros no sólo nos habla de su experiencia sino también de la manera en que un individuo de la sociedad puede ser visto, y como reflexionar sobre estas experiencias al final puede ser vital para entendernos y comprendernos como sociedad.

Y así terminamos un recorrido breve por algunas cintas, los temas y las reflexiones que podemos observar en cada una de estos documentales. 

  • No se han encontrado comentarios