Texto y fotos: Ricardo Gutiérrez Chávez

 

Los buscadores de glorias ajenas se afanan en colgarse las medallas de otros para afirmar con orgullo patriotero: “ganamos la de oro”, y como ya es costumbre, decepcionados de tanta mediocridad mastican sus frustraciones expeliendo adjetivos insultantes a los atletas derrotados y para deslindar culpas acusan al gobierno por robarles la ilusión de sentirse triunfadores con el esfuerzo de los jóvenes mexicanos que compiten contra sus pares internacionales, sufren la corrupción del sistema que debería impulsarlos, soportan la opinión de sus exigentes compatriotas y por si fuera poco deben buscar recursos económicos para solventar su disciplina.

Los juegos olímpicos representan una gran ventana hacia la filosofía del deporte, cada cuatro años vemos a los más destacados atletas compitiendo para ganar, subirse al pódium y escuchar el himno de su país, levantar la medalla conseguida, morderla y posar para la imagen que será vista por millones de personas. Por otro lado, también existen deportistas de alto rendimiento que conocen sus alcances y sólo buscan mejorar sus propias marcas ante los ojos del mundo; de estos últimos se considera Ricardo Ramos Vargas, el oro y la fanfarria no lo motivan, sólo busca mejorar el tiempo que tarda en correr más de 40 kilómetros.

Ricardo Ramos no admira a ningún atleta ni quiere ganarle a ningún africano, el padre de familia y militar de profesión busca algo muy loable: vencerse a sí mismo. Siendo mexicano, con todos los retos que eso significa, el hidalguense consiguió una extraordinaria proeza digna de elogios: clasificar para los juegos olímpicos de Río de Janeiro 2016. El próximo domingo 21 de agosto, con las circunstancias más adversas, Ricardo intentará correr más rápido que como lo hizo en Dusseldorf Alemania, donde cronometró 02h:14m:56s.

El ugandés Stephen Kaprotich consiguió la medalla de oro cuando corrió el maratón de Londres 2012 con un tiempo de 02h:08m:01s; mientras que el atleta mexicano Daniel Vargas logró situarse en el lugar número 39 en la misma competencia con un tiempo de 02h:18m:26s; por lo tanto, en Brasil, Ricardo Ramos con su record podría mejorar el tiempo que consiguió su paisano, pero tendría pocas posibilidades de conseguir una de las tres medallas. Sin embargo, en el deporte la historia no es predecible, aunque la estadística dicta una tendencia las variables también cuentan y todo puede suceder.

  • No se han encontrado comentarios