¿Y las novelistas?

Reseña de Una habitación propia de Virginia Woolf

Por. Anaí Palacios

Cuando a Virginia Woolf le preguntaron por qué había más hombres novelistas que mujeres, una nube de ideas empezó a crecer en su cabeza; decidió, entonces, escribir Una habitación propia, 1929. En esta obra, la autora británica, nos ofrece uno de los más grandes ensayos sobre la condición de las mujeres a través de los siglos.

“…una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas”

Históricamente, la mujer se ha visto disminuida en una sociedad patriarcal, dónde no tiene dinero porque trabaja en el hogar sin paga y no tiene tiempo a solas, pues tiene que atender a los hijos y a los hermanos.

En este libro, además de sus grandes disertaciones, Woolf nos ofrece un gran número de citas textuales y datos históricos que nos dan una idea concreta de la dificultad real a la que se enfrentan las mujeres en el mundo de la escritura.

Una habitación propia, es también un ejercicio autobiográfico, en el que Virginia admite que no hubiese podido escribir con soltura de no haber heredado una cantidad de dinero suficiente para vivir cómodamente. Desafortunadamente, no todas tuvieron la misma suerte, un gran número de mujeres talentosas, no pudo escribir porque vivieron en épocas difíciles.

¿Imaginan un mundo sin los libros de Virginia Woolf? Es absurdo pensarlo, pero pudo ser.

A través de los siglos, se han inventado personajes femeninos que enamoran por su carácter fuerte y decidido: Emma Bovary, Lady Macbeth, Ana Karenina, Catherine Earnshaw; mujeres que no podían aparecer en el mundo real, puesto que las mujeres debían ser recatadas y obedientes. Eran educadas para servir a su esposo y a sus hijos.

“Algunas de las palabras más inspiradoras, de los pensamientos más profundos salen en la literatura de sus labios; pero en la vida real, sabía apenas leer, apenas escribir y era propiedad de su marido”

“¿Escribir? ¿Para qué quieres tú escribir?”

Hace apenas un siglo, las mujeres tenían prohibido interesarse en la lectura o en la escritura. Una mujer que leía, perdía el tiempo. Una que escribía, era considerada una ridícula demente.

Estas ideas eran perpetuadas socialmente; y, tristemente, un gran número de mujeres estaba de acuerdo.

Hoy en día, muchas mujeres se encuentran prisioneras de los paradigmas de aquellas épocas. No es raro, pues, que haya pocas mujeres novelistas.

Una habitación propia, es un libro diferente, literario y sociológico, que toda mujer debería leer. No sólo como una obra literaria sino como una oportunidad de reivindicar a la mujer de todos los tiempos.


 

Gente en la conversación

  • Muy a tiempo para el Día de la mujer. Excelente recomendación Anaí
    Felicidades

  • Invitado - Chikita Ambriz

    Muy interesante ! Gran regalo para las mujeres auténticas como tu y como yon!! Felicidades ! Tk

  • Invitado - Chikita Ambriz

    Muy interesante ! Gran regalo para las mujeres auténticas como tu y como yon!! Felicidades ! Tk

  • Gracias por compartirnos, y estaré siguiendote. Felicidades y mucho éxito! Te quiero

    de Orlando, FL, USA
  • Invitado - lidia Valdivia

    Muchas felicidades. Es una reseña muy interesante que nos invita a leer y a interesarnos mas en los libros de la autora mencionada.

  • Invitado - Juan Verde

    Leer esta reseña fue como recibir un gran balsamo refrescante, ya que vivimos una vida a medias, nunca podemos leer y escribir como uno quisiera. Tenemos que cumplir con ser productivos en el mundo laboral sino somos considerados como ninis. Ademas las necesidades basicas no esperan, se incrementan. Creo que al abordar este tema tan propio de nuestros tiempos al menos ya no me siento tan mal de estar truncado en mis lecturas incompletas y en mis planes pospuestos. Para finalizar este comentario pienso que mientras las empresas no se den el tiempo para analizar que el ser humano necesita la cultura para sentirse mejor, y ser mas productivo en su area de trabajo no avanzaremos en este rubro. Buen tema el abordado.