Nostalgia

Exposición de Autos Antiguos

Por: Cristóbal Omar Perales Morales

Fotos: © 2105 Cristóbal O. Perales

El mejor día de mi vida es hoy. Hace ya bastante tiempo que mi odómetro marco 100 mil kilómetros y eso nunca ha sido impedimento alguno para seguir pasándola bien en esta vida; claro que no soy el mismo chaval que fui en aquellos años, estoy consciente de que ya no poseo la misma potencia y que ya no estoy de moda. Por no ser un último modelo las chicas ya no voltean a verme con la misma frecuencia que antes provocaba, como cuando salía por las calles a pasear.

He visto como algunos jóvenes quisieron comerse el mundo de un solo bocado y ahora ellos ya no están aquí, vivir la vida llena de excesos no siempre es la mejor opción.

Seguro estoy que cuando ya no me encuentre aquí con ustedes no podré llevarme nada a aquella nueva etapa, por eso voy atesorando recuerdos, vivencias. Cuando me encuentro pasando un buen momento con los míos lo que hago es apretar bien fuerte los ojos y ese pequeño fragmento de realidad trato de guardarlo en una parte muy especial de mi memoria.

La gasolina sube, algunas refacciones dejan de fabricarse y aun así, la vida sigue. Hoy iré al auto lavado, calzaré mis mejores llantas, me pondré mi sombrero de ala ancha, y llevaré mis mejores pasos de baile con rumbo al Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, en ese bonito lugar quedé de verme con la Asociación Mexicana de Autos Antiguos de Texcoco A.C. para bailar un buen danzón.

Lo importante no es llegar al destino, sino disfrutar el camino.

Dedicado a mi profesor de fotografía, Ricardo Gutiérrez.