Una de post punk

Una nota en agua

Imagina que andas por la noche con la cabeza asomando por la ventana de un auto, en medio de las luces de los comercios que aún no han cerrado, los anuncios publicitarios y el alumbrado público. En ese momento te encuentras tan tranquilo y extasiado por ese aire de libertad que pega contra tu cara, quizá un poco ebria o quizá algo más, que no te importa saber ni la hora ni el destino.

¿Cuál será el siguiente sitio donde tú y tus amigos se arrojen?, ¿qué nuevas fronteras piensas cruzar?, ¿en qué se transformará esta vez ese cuenco que haz guardado en tu pecho durante meses, quizá años?, no sabemos, no nos importa. Eso es Poverty.

 

Poverty es el último álbum de estudio lanzado por Motorama, una de las bandas alternativas más importantes de Rusia, cuya alineación se formó en el 2005. Motorama, como otras bandas del actual movimiento post punk revival, no teme demostrarnos las influencias que tienen de los íconos del post punk que se generó a finales de los 70. 

Cuando uno escucha cualquiera de las canciones de Motorama piensa inmediatamente en la resurrección de Ian Curtis y su imperio de bajos, baterías, voz y guitarreos desmesuradamente deprimentes. Como una corriente de agua que nos relaja y nos sumerge a la vez, sabemos que en cualquier momento podemos dejar de respirar pero no nos importa.

Ese sabor es justo el que algunos buscamos en la música, sobre todo cuando se trata de las nuevas alineaciones que representan y perpetúan al post punk como la sagrada música de las generaciones tristes. En este aspecto no hay nada que reprocharle a Poverty.

 

Los amantes del post punk quizá quedarán decepcionados si esperan encontrar ritmos similares a los que Joy División nos entregaba, con canciones como shadow play (Unknown Pleasures, 1979); pero sin duda alguna sentirán un gran alivio aquellos que busquen canciones como ceremony (conocida como la última canción que compuso e interpreto en vivo Ian Curtis antes de suicidarse), o canciones como Disorder (Unknown Pleasures, 1979) o love will tear us apart (lanzada como sencillo el abril de 1980), esto se debe a que en Poverty encontraremos juegos de guitarras mucho más juguetones y activos, sin duda alguna un toque más pop. Como si la atmosfera oscura producida por la voz, batería y bajo se viera de repente invadida por un montón de luciérnagas.

Poverty fue lanzado en enero del 2015 y, si me permiten decirlo, se posiciona dentro de uno de mis álbumes favoritos lanzados este año. El álbum quizá no es el mejor de la banda. Fácil de comprender después de Alps (2010) y Calendar (2012). Pero sin duda alguna queda para la historia del post punk revival.

El álbum está conformado por nueve canciones en total, de las cuales me quedo con heavy wave (#4), imparcial advice (#5), y lottery (#6). Curiosamente las tres canciones de en medio del disco, já. Sin duda un álbum y una banda que hay que escuchar.

Revisa su disco en Spotify®

https://open.spotify.com/album/1U3Oexe1mJld5CIs4qdLVs

Gente en la conversación

  • Invitado - MrLeon

    Hola,

    En realidad Poverty es un disco muy difícil de escuchar, sobre todo porque puede parecer muy repetitivo el material respecto a sus anteriores producciones, sin embargo parece no importarle mucho a este gran grupo, este punto es crucial para entender Poverty, pues el leitmotiv [en el término más estricto de la palabra] de Morotorama radica en el constante ir y venir de sus letras, siempre tendientes a la naturaleza y al caos bárbaro del primitivismo humano [en un sentido similar a la poética enunciada en la Consagración de la Primavera de Stravinsky].

    Ahora, esta cuestión que dices del "actual movimiento post punk revival", lo pondría muy en tela de juicio. El peso histórico de Rusia incide necesariamente en cada una de las manifestaciones socioculturales, el régimen de la URSS marcó un espacio temporal distinto en las naciones que pertenecieron a ésta, cuestión que influye en el desarrollo de su música; realmente, a diferencia del resto de occidente, los países pertenecientes a la URSS no recibieron los movimientos como el Punk, Postpunk, Psicodelia, Trans, etc., sino hasta muchos años después (entiéndase siglo XXI). Sospechosamente el pop sí formó parte del desarrollo social de la URSS, ya que, a modo de tesis, éste pudo ser afín al régimen político de aquella exnación, muy similar al aberrante "Rock en tu idioma" latinoamericano. Por estos motivos considero que el dichoso post punk revival, en el caso ruso (grupos como Brandy Kills y TwinMachine) es en realidad una reminiscencia primeriza (tal como las Pussy con el punk). Por ello no sorprende que Rusia, Belarus, Ucrania o Moldavia, tengan tantas excelentes propuestas sobre géneros que hoy en día son revividos por la insipiente (y totalizadora) crítica con nombres como "vintage", "nostalgia", "revival"; la "crítica" "especializada" busca encerrar en estos moldes a todos los grupos sin entender procesos y contextos.

    Sobre el parecido a Joy Division: bueno, es normal que cuando pensemos en postpunk pensemos en Ian Curtis, creo que no es una relación buena, pues se entierra un movimiento harto complejo; evidentemente que el grupo popi del postpunk es Joy Division, pero yo le encuentro mil veces más parecido a The Fall, a Stockholm Monsters y, musicalmente hablando, a The Durutti Column.

    Saludos!

  • Buenas noches querido MrLeon, me alegra mucho saber que has leído mi nota y me he dispuesto a contestarte. Antes que todo, disculpa la tardanza.
    Desde la introducción me pareció audaz la reflexión que emprendes y que desemboca en una analogía bastante interesante entre el leitmotiv (en el sentido estricto de la palabra) de Motorama y Stravinsky. Sobre todo por los dos detalles más sobresalientes en la comparación.
    El primero por supuesto es el hecho de la nacionalidad de ambos. Sin duda eso ha sido un gran acierto pienso, pues la intención era buscar un lazo duro entre Motorama y Stravinsky. Por otro lado la complejidad de las composiciones me parece bastante dispar.
    Y es que hay que admitir, que a pesar de los grandes hallazgos que ha alcanzado el rock y su enramado, es muy difícil alcanzar a compararlo con las composiciones de complejidad más escabrosa cómo la que porta El pájaro de fuego (L'Oiseau de feu, 1910) de Ígor Stravinski.
    Sin duda alguna escuchar una composición de Stravinski puede ser realmente sobrecogedor, y hasta podría resultarnos difícil apreciarla. Y, a pesar de que no dudo de las grandes capacidades del rock y en particular de Motorama, si me parece arriesgada la comparación. Cómo sea, habría que tomarlo en cuenta por supuesto.
    Aún así no me siento muy convencido sobre el argumento en cuanto a la complejidad de Poverty. Por supuesto será complejo apreciar las repeticiones y la atmosfera (el constante ir y venir de sus letras cómo tú mencionas) para alguien que no está familiarizado con la naturaleza del post punk, y por añadidura, del actual movimiento post punk revival. Hay que recordar pues que la apuesta del post punk es por deslindarse de los acelerados y agresivos acordes que había adquirido el punk rock que a su vez se había separado del sinfónico y musicalmente complejo rock tradicional.
    La apuesta del post punk respondía por supuesto a una sincronía con los movimientos artísticos de su tiempo, y a su vez como una respuesta a su contexto histórico, que después de una guerra mundial, y con el final de una segunda en transcurso, era desolador.
    Y es este último detalle el que me parece realmente importante en cuanto al post punk: la desolación. No solo el primitivismo, si no la fatalidad como una categoría constante en la vida del ser humano, aún en manos del progreso y la tan afamada modernidad, aun peor, con las utopías desmoronándose por todos lados, la fatalidad presente en todo momento. Es por esta razón que se apuesta por las atmosferas oscuras que se logran a través de acordes lentos y repetitivos; baterías y bajos altos además de guitarras menos sobresalientes que en el punk o en el rock tradicional. Con las letras sucede exactamente lo mismo. Suelen ser repetitivas y oscuras. Esto con el fin de generar un sentido de desolación.
    Ese es el mensaje. Bastante claro y bien logrado si lo analizas desde esta perspectiva histórica que además se respalda a través de sus exponentes. Entonces, ¿cómo llamar complejo a algo de naturaleza tan literal? Y es que, desde mi perspectiva, si quieres componer música realmente compleja, habrías de acercarte al rock progresivo, o mejor aún, a la música clásica. Sobre todo a esta última, que es la verdadera apuesta por los temas filosóficos y de complejidad, mientras que el rock se reserva a la tarea no menos importante de la experiencia estética, por supuesto con sus diferentes grados de complejidad.
    Por otro lado, no me parece descontextualizante ni generalizador el término Post Punk revival, sobre todo si tomamos en cuenta que los integrantes de Motorama se han referido a sí mismos de esta manera. Pero más allá de esta aparente simpleza podría redirigir nuestras miradas a personalidades como Nina Hagen, bastante conocedora del movimiento punk aún en tiempos de la URSS, y es que jamás hay que subestimar a las juventudes. Aún en donde existe la más alta censura y opresión, existen mercados negros y juventudes críticas, por lo que aventurarse a decir que Motorama es solo una respuesta tardía de Rusia al post punk resulta bastante ingenuo, pienso. Si bien su desarrollo pudo haber sido más lento, esa idea queda anulada en cuanto escuchamos con detenimiento la propuesta de Motorama, que indudablemente enfatiza un toque indie en su estilo y no se queda con las formas tradicionales del post punk. Eso por supuesto es un detalle que no se escapa a los buenos oídos, y que es una de las cualidades por las que se decide llamar Post punk revival a un movimiento musical que si bien decide retomar las formas del post punk tradicional, añade otras nuevas.
    Aún así agrego el nombre de Avtomaticheskie Udovletvoriteli, banda de punk rusa en tiempos de la URSS solo para poner énfasis en lo apresurado que es emitir el juicio que nos compartes. Pues, si bien los procesos fueron diferentes, siempre hubo quien se preocupara de estar al tanto de la música occidental. Esto se reafirma aún más cuando pensamos en todas las campañas mediáticas que se abrían en la URSS, en contra del rock y el punk, por supuesto esto no hubiera sido necesario si se hubiera logrado aislar por completo a la URSS del mundo en general.
    Por último “sobre el parecido a Joy Division: bueno, es normal que cuando pensemos en pos tpunk pensemos en Ian Curtis” pues resalta a uno de los ponentes más populares de un movimiento harto complejo y sin duda alguna es un ejemplo bien logrado. Tomando en cuenta que Joy Division es una de las bandas que más dejó escuela en este género. Personalidades como Robert Smith, bandas como Depeche Mode o Siouxsie and the banshees se han declarado profundamente influenciados por Joy Division.
    También es cierto que Joy Division es una banda sumamente popular (lo cual no le quita ningún merito), y que en Poverty podemos encontrar tremendos parecidos con The Fall, Stockholm Monsters y The Durutti Column, cómo también los tiene con The Chameleons, Sad Lovers and Giants, Devo, Jesus and Mary Change, o hasta por qué no, con The Cure. Las influencias deben ser varias tomando en cuenta el amplio panorama que nos ofrece el post punk, sin embargo, ¿cómo dejar pasar la oportunidad de establecer una intertextualidad entre Motorama y Joy Division?, al menos yo no pude.
    Sin embargo estoy seguro de que a muchos les parecerá bastante predecible y por supuesto lo es, y con una intención clara ante todo. Mantener un tono universal dedicado a todos los amantes de la música experimentados o en ciernes, e invitar a aquellos que no han escuchado lo que yo, a conocerlo y probar si les gusta o no.
    Saludos 