El Último Preso o La Policía

Por: Ricardo Gutiérrez Chávez

Fotos: © 2015 José M. Chino

Se refieren a México. Por más eufemismos que se usen, sabemos que hablan de nosotros y que el príncipe nalgas meadas es el presidente mediocre que hereda el puesto para ser instrumento de quienes realmente ejercen el poder.

El último preso decide someterse a la mentira para salir de prisión, prefiere renunciar a sus convicciones, o mejor dicho, a la elemental lógica, para aceptar el discurso oficial y manifestar que desde su celda puede observar un país que está a punto de convertirse en una potencia económica, un lugar de armonía donde las instituciones son tan confiables que es prácticamente imposible que los ciudadanos tengan alguna queja.

Todos los habitantes de este país idílico se comportan tan obedientes, que la existencia de la policía ya no es justificable, así que, los intereses personales o de grupo se desvían hacia la conservación de los beneficios aunque la verdad se oculte, se maquille o se queme en una ficticia hoguera. Así que, si el problema es que no existen delincuentes, pues la solución será fabricarlos; como en México, donde la autoridad es capaz de calumniar o de dictar verdades históricas tan ridículas como falaces.

La represión y el hostigamiento gubernamental hacia los disidentes logra la apatía y el conformismo del pueblo, entre menos se involucren los gobernados en los asuntos públicos, la dictadura se conserva. El sistema no requiere de tanta fuerza como se cree, la mayor reprensión se logra de manera ideológica, muchos habitantes se autocensuran para no enfrentar la realidad, someten su inteligencia a la comodidad de la alineación, para no confrontar, para que no los califiquen de “chairos”, o peor aún, para conservar el empleo o la vida.

El último preso o La policía fue escrita por el dramaturgo polaco Slawomir Mrozek (1930-2013) y se presentó por primera vez en Varsovia en 1958. Este escritor vivió la guerra de manera directa y los sistemas totalitarios que sufrió desde su niñez resultaron ser la motivación directa para producir su prolífica obra. Vivió en diferentes ciudades de Europa y de 1989 a 1996 tuvo su residencia en el rancho La Epifanía en México.

El teatro no es motivador de cambios sociales, pero cumple una función crítica que ningún gobierno puede detener, porque siempre habrá recursos textuales para exponer lo evidente sin describirlo. De esta manera las obras que reflejan una verdad evidente de manera divertida logran que el público se dé cuenta de su miseria riéndose de ella.

El montaje actual se puede disfrutar gracias al trabajo de los Bichir. Alejandro, el padre, es quien dirige a sus tres hijos: Odiseo, Bruno, y a Demián, el nominado al Óscar como mejor actor en el 2011. Esta combinación dinástica integra además a Reynaldo Rossano quien logra el cometido de mostrar el prototipo del dictador megalómano además de dar vida a un divertido personaje femenino.

El diseño de vestuario a cargo de la excepcional Estela Fagoaga logra una ambientación de caricatura, como las tiras animadas de Trino. Gabriel Pascal es el encargado de la escenografía, líneas blancas en fondo negro, escaleras hacia la pared y una puerta al exterior imaginario, provocan la sensación de encierro que obliga a los espectadores a ver dos cuadros que representan las figuras visibles del poder.

El efecto que provoca toda esta suma de talentos es satisfactorio, las situaciones y enredos se desarrollan de forma dinámica logrando la identificación del público con su propia realidad y aunque no se menciona, ni el texto fue escrito para describir a México, todos sabemos que se refieren a nuestro país, todos menos el gobierno mexicano.

El Último Preso o La Policía

De Slawomir Mrozek

Dirección

Alejandro Bichir

Elenco

Odiseo Bichir

Demián Bichir

Bruno Bichir

Reynaldo Rossano

Escenografía e Iluminación

Gabriel Pascal

Diseño de vestuario

Estela Fagoaga

Producción Ejecutiva

Luly Garza

Baltazar Morelos

Teatro Helénico

Av. Revolución 1500

Colonia Guadalupe Inn

Del. Álvaro Obregón

Ciudad de México

Funciones

Hasta el 1 de noviembre

Viernes 20:30

Sábados 18:00 y 20:30

Domingos 18:00

 

LEER VERSIÓN PDF

 

 

  • No se han encontrado comentarios