11 Festival de Monólogos

Por Dulce María Velázquez Vera

Realizar un  monólogo es complicado, requiere entrega, improvisación,  profesionalismo, imaginación y características fundamentales para lograr que una sola persona logre mantener la atención del público; no suelen ser  muy extensos pero deben ser precisos en el mensaje que quieren transmitir, hay de todo tipo, algunos nos hacen reír, con otros nos identificamos, algunos critican o apoyan, pero todos tienen un objetivo que caracteriza al género.

Concluyó el 11° Festival de Monólogos, mismo que se realiza desde  2005, pero que por primera vez se presentó en la Ciudad de México siendo las  sedes los teatros Orientación, Julio Castillo y la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque.

El Festival constó de siete obras provenientes de distintos estados de la República  Mexicana. El recorrido abarcó a la Ciudad de México, Guadalajara, Sonora, Michoacán, Colima, Guanajuato, Tamaulipas, Monterrey, Coahuila, Durango, Culiacán, y tuvo como país invitado a Reino Unido. 

Se tocaron temas fríos y crudos, como el triste panorama de indigentes de todas las edades que viven en las ciudades, en una realidad gris y alterna que todos ignoramos y que, desde hace mucho tiempo, hemos convertido sólo en un elemento de la escena fotográfica de las metrópolis que presumen estar en vías de desarrollo.

El tema del monólogo presentado en el segundo día abordó una  situación crítica: las desapariciones en nuestro país, que tienen como foco rojo los estados del norte y que lamentablemente se han extendido a los demás estados. La vida en los pueblos, las injusticias y la impunidad a la que son vulnerables, fue reflejada en ese monólogo que también trató sobre la  esperanza de las personas que han perdido a algún ser querido y que se resisten a aceptar la realidad refugiándose en una  búsqueda que a veces dura años.

Relato humorístico lleno de historia, reinos caídos por diferentes  pasiones humanas fue el tema del monólogo que presentó Reino Unido. Sin duda alguna la presentación de Inglaterra fue espectacular, expuso que los errores se pueden cometer por poco tiempo pero las consecuencias que generan son para siempre; las tentaciones están a la orden del día y la ambición no es buena consejera. 

La  impunidad, las dañadas estructuras de poder, el sistema corrupto  que tenemos, el ciclo negativo que esto genera y del que todos, en  alguna circunstancia, somos víctimas, fueron los temas expuestos por Querétaro en el día cuatro.

Aguascalientes nos trajo un relato sobre la vida de una persona con la que más de un asistente se sintió identificado; el texto trató acerca de la experiencia que le dejó al personaje el recorrido por distintas ciudades del mundo, en las que encontró problemas similares; “las ciudades tal si fueran sirenas  siguen encantándonos tal cual fuéramos marinos, igual que  las sirenas asfixian a los marineros, las ciudades  terminan haciendo lo  mismo con nosotros”.

Una conversación  con  nuestra conciencia, un mecanismo de sinceridad para  nosotros mismos, un  ejercicio para identificar  nuestros errores fue  lo que se  presentó el día  seis.

La  búsqueda  del  bien  común, la honestidad y compromiso de los dirigentes de un país, la lucha por buscar beneficios para todos, son características que no se encuentran fácilmente en las personas que  desempeñan esa función, pero ese es un problema que ha permanecido  sin duda por décadas, haciendo cada vez visible la falta de compromiso  de los dirigentes hacia su pueblo, que  poco  a poco  se  va resignando en lugar de buscar un cambio.

De manera llena de humor y con un tema real, tocó el turno a la Ciudad de México para cerrar este  excelente  festival.

México  dueles; dueles  en la  ciudades y en los pueblos, dueles  en  el aire que se respira todos los días, donde se siente el miedo y la desconfianza, dueles con los que estamos y también con los que  buscamos, ¿Qué  falta para  generar el cambio?; todos nos hemos dado cuenta de la crisis política y social que atraviesa nuestro país, por qué si ya vertimos nuestra atención en estos problemas que  nos  afectan y lastiman; por qué  no enfocamos emociones para generar la fuerza y el cambio que todos buscamos, que  todos  queremos y  que México más que nadie merece.

  • No se han encontrado comentarios